Hacer de las finanzas un asunto familiar

Cuando se es niño, el dinero no tiene el mismo valor que en la edad adulta. Los niños sólo piensan en el dinero y en las finanzas en general cuando se relacionan con algo que quieren o creen necesitar, a menudo artículos tangibles como ropa, zapatos o ese juguete nuevo y brillante.

Tal vez tuviéramos los mismos ideales durante nuestra adolescencia hasta que la vida nos mostró lo contrario. Independientemente de cómo nos hayan educado o de cómo se haya hablado (o no) de finanzas, es importante que aprovechemos lo que sabemos ahora y creemos un entorno en el que toda la familia pueda beneficiarse, independientemente de la edad.

Mantener conversaciones abiertas y sinceras

En muchos hogares, el tema del dinero estaba completamente vedado para los niños y se consideraba una conversación «de adultos». Aunque todos entendemos que los niños deben, de hecho, ser niños, eso no significa necesariamente que debamos apartarlos de estas conversaciones.

Las finanzas pueden adaptarse a todos los grupos de edad y, francamente, te sorprendería lo rápido que son capaces de captar la información. Por ejemplo, si hay errores que le gustaría evitar que su hijo cometiera (o al menos que se concienciara), utilice experiencias de la vida real para ayudar a pintar el cuadro para ellos.

¿Cuáles son algunos de los patrones o comportamientos en los que caíste en tus años de juventud? ¿Qué le dirías a tu yo más joven si tuvieras la posibilidad de hacerlo? Utiliza estas preguntas para generar una lista de cosas de las que hablar cuando la situación lo permita. Puede que no sean capaces de entender las cosas por completo, pero tendrán el conocimiento de fondo que usted les proporcionó para ayudar a generar mejores habilidades de toma de decisiones en lo que respecta a las finanzas.

Cada momento es enseñable

Como los niños no tienen la responsabilidad de pagar las facturas, suelen ser ajenos a las consecuencias (buenas o malas) de las cosas. Si a tus hijos les cuesta recordar que deben apagar las luces cuando no las usan o cerrar el grifo cuando se cepillan los dientes, hazles ver que es así. Explícales que las facturas de los servicios públicos no son gratuitas y que todo ayuda. Aunque no se trata de ser un sargento instructor y patrullar todos sus movimientos, sí se trata de crear niños conscientes y atentos.

Si estáis en el supermercado y quieren elegir todos los cereales del pasillo, puedes explicarles fácilmente por qué es importante elegir un par de cajas en lugar de diez. Por mucho que los niños crezcan, no necesitan diez cajas diferentes de cereales azucarados. Esta es la oportunidad de profundizar en la disponibilidad de alimentos cuando las cajas seleccionadas se agotan. Además, los alimentos se echan a perder si no se consumen en un periodo de tiempo, lo que genera más residuos, ¡además de desperdiciar dinero!

Hablar de la importancia de ahorrar pronto y a menudo

Desde los tiempos de la hucha, entendemos por qué es tan importante ahorrar. Las emergencias ocurren, los imprevistos forman parte de la vida, y tener varios ahorros a los que recurrir crea una sensación de paz financiera. Abre una cuenta de ahorro para cada niño y habla de por qué es importante ahorrar.

Muchos bancos tienen cuentas corrientes y de ahorro adaptadas a los menores. Si reciben una asignación, ten un pasatiempo que genere algún ingreso. Si tienen edad para buscar empleo, asegúrate de que todos habláis semanalmente de sus propios objetivos financieros personales.

Mantener esto en su mente puede ser molesto para ellos, pero los niños necesitan un refuerzo positivo. La repetición es la clave y más tarde le agradecerán toda la valiosa información que les ha proporcionado. El ahorro no tiene por qué ser pintado como ese tema laborioso y aburrido. Entienda que los niños cometerán errores, pero ¿acaso no los hemos cometido todos?

Crea un entorno que les ayude a construir una mentalidad monetaria

El poder de análisis y el pensamiento crítico son algunas de las habilidades más influyentes que se pueden tener y poner en práctica. Crear un espacio seguro para que tus hijos hagan preguntas, tomen buenas decisiones, tomen otras no tan buenas y aprendan de ellas es lo más satisfactorio que podemos hacer como adultos para ayudar a moldear sus impresionables y agudas mentes. ¿Cuántos de nosotros hemos sido reactivos en lugar de proactivos con respecto al dinero? No importa en qué lugar del espectro se haya caído o caiga hoy, podemos utilizar los acontecimientos cotidianos para ayudarles a entender que el futuro es tan importante como el presente.

Supongamos que tu hijo quiere comprar algo. El primer paso sería hacerle preguntas como: «¿Cuánto cuesta este artículo? ¿Por qué quieres este artículo? ¿Qué puede hacer este artículo por ti? ¿Quieres ahorrar para poder comprarlo?». Permítales pensar en estas respuestas; esto les ayuda a procesar el valor de obtener el producto. Lo siguiente es el proceso de ahorro. Esto les ayuda a mostrar físicamente el «periodo de espera», es decir, el momento en que se identifica un artículo y el periodo de tiempo real que se necesita para adquirir los fondos para la compra. A veces, durante este proceso, pueden identificar otra cosa que les gustaría o descartar por completo el producto.