5 consejos para empezar y terminar el año con solidez financiera

Este año ha sido uno de los más difíciles y, si hay una lección que sigue siendo válida, es la siguiente: prepárate para lo desconocido y mantén tu compromiso con tu viaje financiero. Todos hemos tenido nuestra cuota de desafíos financieros, pero es posible superar los contratiempos financieros. A medida que nos acercamos al final del año y empezamos a evaluar nuestra estrategia para los años venideros, veamos algunas formas tangibles de reavivar nuestro enfoque financiero.

Haga un inventario de las ganancias (y lecciones) del año anterior

Imagínese desde la perspectiva de otra persona: si no conociera su propia composición e historial financiero, ¿cómo se evaluaría a sí mismo? ¿Hay patrones, compras o hábitos de gasto que le gustaría cambiar? Retire las capas y reflexione sobre sus decisiones financieras, contratiempos y logros, mes a mes. Este ejercicio puede ayudarle a identificar patrones que quizá no haya notado. Detener el torbellino de nuestras vidas puede presentar oportunidades que quizá hayamos pasado por alto sin querer. Mirando su vida desde una lente diferente, ¿qué cosas ha logrado y sobresalido financieramente? Identificar las victorias es tan importante (si no más) que señalar las lecciones. Asegúrese de documentarlas y de tenerlas a mano para que le sirvan de motivación a la hora de planificar el futuro.

Mantenga una perspectiva positiva

Cada año vendrá acompañado de diversos retos que pueden dificultar incluso a la persona más positiva y optimista del mundo. Aumentar su confianza en lo que respecta a las finanzas es una práctica diaria, y en un mundo en el que a menudo es más fácil señalar lo que está mal, convierta en un hábito celebrar lo que realmente va bien. Si las facturas mensuales fueron una vez un punto de dolor y ahora está pagando todas sus facturas y a tiempo, ¡celebre eso! Si has podido pagar una tarjeta de crédito o reducir tu deuda total, ¡hay que celebrar! Durante este viaje financiero siempre sinuoso, tendrás que recordarte constantemente el «por qué». Tu compromiso con tus finanzas y la actitud con la que las abordas marcan la diferencia. El optimismo no sustituye al trabajo duro, pero hace que sea mucho más fácil mantener el rumbo.

No espere a que llegue el año nuevo: empiece ahora

A menudo esperamos a que llegue un nuevo mes o año para establecer objetivos. Sin embargo, la fijación de objetivos -especialmente en el mundo de las finanzas- puede producirse siempre que decida hacer un cambio. Tómese un momento para pensar en lo que es un mundo confortable para usted. ¿Es la posibilidad de irse de vacaciones con un solo centavo? ¿Es estar completamente libre de deudas? ¿Le gustaría enviar a sus hijos a la universidad y pagar la factura? ¿O ver crecer su cuenta de ahorros? ¿O hacer el pago inicial de la casa de sus sueños? Responder a esta pregunta con sinceridad le ayudará a crear la guía perfecta para una hoja de ruta financiera para usted y su familia.

Identifica al menos tres objetivos financieros que te sirvan de punto de partida. Piensa en este plan como en un GPS, no puede decirte a dónde ir sin un destino claro, acostúmbrate a escribir tus objetivos financieros y revísalos con la frecuencia que necesites para mantenerte en el camino. No subestimes la importancia de involucrar a tu familia porque las finanzas pueden ser perfectamente un proceso interactivo. Si tiene hijos, incorpórelos para que sean capaces de entender a una edad temprana por qué es importante establecer objetivos financieros de forma intencionada. Esto no sólo crea un nuevo entorno para que usted sea responsable, sino que también desarrolla un músculo financiero para sus hijos.

Manténgase financieramente flexible

A medida que la vida evoluciona, también lo hacen nuestros deseos y necesidades. Los niños crecen un centímetro cada día. Los padres envejecen. Sus deseos personales cambian y desarrollan nuevos intereses. Las emergencias ocurren, a menudo sin previo aviso. Asegúrese de que sus finanzas puedan capear las tormentas de la vida. Empiece por donde está. Mucha gente se siente intimidada por establecer y comprometerse con objetivos de ahorro. Si es posible, establezca un depósito automático cada período de pago específicamente para sus ahorros. Si le queda dinero en su cuenta corriente después de haber pagado todas las facturas, no dude en destinar una parte a sus ahorros.

No hay reglas en lo que respecta a los ahorros, ¡y eso es bueno! Haz lo que más te convenga a ti y a tu familia hasta que tengas una base financiera sólida. Aumente el porcentaje o la cantidad con el tiempo y ajústelo según sea necesario. Cree varios cubos para las cuentas de ahorro, por ejemplo, para gastos de entretenimiento, reparaciones domésticas, actividades extraescolares para los niños o incluso para grandes compras. Una cuenta de ahorro puede ayudar a aliviar la presión financiera; ¡recuerde que está ahí para ayudarle cuando lo necesite!

Desarrolle nuevos hábitos y comprométase con el proceso

Una vez que haya hecho el trabajo duro y haya identificado lo que le gustaría cambiar, cambie de marcha y cree libremente diferentes estrategias que pueda poner en práctica a su propio ritmo para ayudarle a alcanzar sus nuevos objetivos.